lunes, 3 de noviembre de 2008

1er. Capítulo/ Es media noche en Essaouira...

Es media noche en Essaouira. Hace apenas una hora que llegué de Marrakech. Aicha me vino a buscar al aeropuerto en su cochecito, con su hermano —qué atenta y servicial esta mujer, es un cariño; hoy se ha metido en el cuerpo más de seis horas de carretera (marroquí) con interminables filas de camiones transitando hacia el sur y desde el sur… para qué más detalles…

Todavía es 21 de diciembre cuando empiezo a escribir. Solsticio de invierno, el día con menor número de horas de luz, la noche más larga del año. No hay luna visible, por supuesto… La Vía Láctea, de tan blanca, densa, sin rival, parece leche condensada. Me gustan estas noches de invierno sin luna, despejadas, disfrutar las estrellas fuera de la ciudad, en cualquier descampado. Qué mejor decampado que un desierto o algo que se le parezca; por ejemplo la extensa planicie desértica de piedras que hemos atravesado de camino, el reg cercano a Chichaoua. Aunque hemos tardado tres horas en llegar desde Marrakech el tiempo me ha pasado en un santiamén abstraído y sumergido en ese profundo pozo inverso de negrura con millones de luciérnagas estelares a miles de años luz de nuestras miradas… Qué pequeños somos, Dios, y qué portentosa nuestra imaginación que nos hace grandes y temibles.

Por fin en Essaouira, en Dar Hadaya Ilahe, mi hogar secreto: escapado, refugiado, confundido, ocupado esta primera noche nada más llegar en escribir una novela, un libro que pueda salvarme… Ahora mismo todavía es 21 de diciembre: 21.12.2006… —me fascinan los números capicúa, los juegos y diabluras que podemos hacer con todos los números reales e imaginarios para descubrir y revelar insospechadas relaciones encadenadas de causa y efecto, catástrofes de la lógica, conjunciones mágicas que se resisten a cualquier verificación racional… Media noche y solsticio de invierno en Essaouira: creo que no he podido elegir mejor fecha ni más adecuado lugar para conjurar y hacer confluir en un instante de eternidad, inmóvil y silencioso, la poderosa gravedad de la realidad acontecida, las historias vividas (pasadas), las cosas memorables (recordadas), y el irresistible magnetismo de lo posible por suceder, los cuentos por inventar, las cosas que todavía son sólo deseo y esperanza… En la doméstica eternidad de Dar Hadaya Ilahe, aquí y ahora, todo esto se manifiesta al unísono, parecen fin y principio corales, y aun con todo sucesivos y distintos, tan distintos como distantes en tiempo real…

Inicio pues la tarea de describir los hechos y relatar las historias que me condujeron aquí esta noche, al tiempo que comienzo a construir el pasaje de tal realidad a la ficción de una novela presuntamente autobiográfica… Qué cosas tienen la literatura y la imaginación escrita que nos hacen dueños de los tiempos y los espacios, conformarlos a nuestras hechuras... ¡Qué poder el de la escritura! ¡Qué perversa arrogancia la de los escritores jugando con los tiempos a su capricho!... Y aun con todo qué difícil resulta elegir a estas primeras alturas del relato los tiempos más precisos y sus verbos. No quisiera pecar de soberbia nada más comenzar… ¿Qué hacer? ¿Cómo empezar? O la humildad del aquí y el ahora —Es media noche en Essaouira—… o el emocionado recuerdo de uno de esos momentos trascendentes que nos regala el destino de vez en cuando e invariablemente solemos convocar con una palabra tan inocua como “entonces”… ¿Cómo distinguir lo que es real o ficción sólo en sus verbos?

Entonces encontré el libro que me decidió a escribir esta novela… Sucedió el pasado 28 de octubre, al medio día, en la librería Literanta de Palma. Era sábado, recuerdo. Quería pasar un fin de semana tranquilo en casa, sin salir, felizmente entretenido por alguna buena novela mientras ponía en orden mi cabeza y repasaba sin urgencia los acontecimientos que habían sacudido dramáticamente mi vida los últimos meses desde aquel terrible 23 de junio. Por fin iba a tener un par de semanas sin compromisos, a dios gracias solo. Buscaba sin buscar en las estanterías repletas de libros confiado al azar, guiado apenas por la intuición, dejando que el libro que fuera a anestesiar mi desasosiego los próximos días me encontrara a mí más tarde o temprano. El milagro sucedió como ocurren casi todos los milagros literarios, lo que llamo efecto “Umberto Eco”… es decir al sentirme atraído por una portada cualquiera, seducido por algo realmente inefable de la fachada de un libro, su imagen, su encuadernación o qué sé yo… El vendedor de cuentos de Jostein Gaarder era un libro cualquiera hasta “entonces”.

De Gaarder sólo conocía su primer best seller, El Mundo de Sofía, que había comprado nada más publicarse pero nunca leí por completo. Confieso que lo hice a mordisquitos pequeños y distantes, interrumpidos durante meses, años, de modo nada lineal sino seleccionando los capítulos a mi gusto, según mi interés previo por las ideas de tal o cual filósofo, escogidos entre todos aquellos que el joven y exitoso autor noruego había resumido y digería en su novela-tratado de filosofía; un libro desde luego nada infantil y menos ingenuo. Jamás había pensado ni siquiera imaginado como posible que una novela de Gaarder pudiera fascinarme, incluso obsesionarme, como lo ha hecho estas semanas El vendedor de cuentos; ni por asomo que fuera a estimularme tanto como para decidirme a escribir mi propia novela, desactivando los frenos y los tabúes que hasta ahora me habían impedido finalizar esta heroica tarea —así pensaba y todavía creo: escribir un libro de ficción. Y mira que lo intenté…

La portada de El vendedor de cuentos contiene una imagen ambigua, borrosa, de dos personajes de Le cirque du Soleil fotografiados por Richard Avedon. Quien diseñó esta cubierta sabe fabricar máquinas eficaces para atraer miradas, incitar nuestra curiosidad. Y no sólo por lo sugestivo del título del libro, que lo es, o el atractivo dorado opaco de su tipografía o el color azul Prusia del fondo de la cubierta, tan profundo como la noche en el desierto… sino en mi opinión por el fragmento elegido de la imagen de Avedon: la representación de algo esencialmente informe e indescriptible que nos obliga a interpretar sin apenas asideros formales. No reconozco casi nada en esta imagen... sólo a alguien que acarrea una maleta, o me lo parece, alguien que lleva un sombrero de fieltro, una escala de cuerda… Qué minúsculas evidencias, ¿no?, y sin embargo nos llaman la atención, hipnotizan. Es que conocemos tan poco de la química de la atracción aunque se empeñen en lo contrario los más descreídos bioquímicos, todos esos que pretenden reducir a fórmulas magistrales los sentimientos, el amor por ejemplo. De la alquimia sólo podemos hablar con metáforas y palabras oscuras... por ahora.

Una vez atrapado por la venial estrategia visual que suele ser la portada de un libro, mis siguientes pasos son facilmente deducibles, como los de cualquier víctima curiosa: tomé el libro, sopesé, acaricié su lomo y aprecié la lisura de su cubierta... enfoqué mejor la imagen para reconocer algún detalle menos evidente, desistí resignado. Y de seguido fuí a leer algo en la contraportada que me orientara y confirmara lo acertado de mi primera intuición… Entonces leí acerca de la habilidad del protagonista, Petter el Araña, sobre su portentosa imaginación y actividad principal: “crear todo un negocio de venta de ideas a aquellos que no las tienen”. A simple vista el personaje me parecía genial e indudablemente prometedora la trama que el autor había planteado en su novela: el ascenso y caída de Petter el Araña, un hombre egocéntrico al que no le interesa la fama, que escribe ideas y argumentos para otros y los vende y que un día se siente amenazado por no sé quién y escapa a no sé dónde… Aunque parezca escasamente sustancial, este escueto resumen "casi" me decidió a comprar la novela de Gaarder. Estuve definitivamente seguro cuando leí una frase decisiva: “Es la historia de todos los que quieren escribir pero que no tienen nada que contar”. Qué parcos en palabras y signos son a veces los oráculos que nos señalan el sentido de nuestras elecciones más importantes, su elocuencia se expresa generalmente con pocas palabras; y qué extraños e impredecibles sus consejos…

Volví a casa impaciente por iniciar la lectura. Era tarde; no me apetecía cocinar. Tenía hambre; me preparé un bocadillo de queso de cabra con sobreasada que me comí en tres bocados; ah, y un par de mandarinas de postre… Luego de este improvisado almuerzo salí a la terraza —en esas fechas el sol de tarde en el Mediterráneo todavía es amable y generoso para los lectores a la fresca— y me puse de inmediato a leer los primeros capítulos de aquel libro inesperado que intuía revelador; estaba irracionalmente seguro que la novela, su historia, en absoluto me iban a defraudar. Pero lo que no podía imaginar entonces era hasta qué punto su lectura me atraparía, más bien abduciría, durante días de sorpresa en sorpresa... sometido a la ley de las semejanzas y coincidencias en cadena, reconociendo más que evidentes paralelismos entre muchas de las cosas que allí se contaban con mi propia vida y sus más recientes acontecimientos, incluso a proyectarme en algunas de las frases más chispeantes del “vendedor de cuentos”, o de Jostein Gaarder, su autor, para el caso los mismos…

Las primeras setenta páginas las leí en un abrir y cerrar de ojos. Todavía había luz diurna cuando llegué a la página 72 en la que Petter el Araña conoce a María y se enamora de ella por primera vez en su vida, “con locura”. Hubiera continuado la lectura de un tirón hasta acabar sus más de 200 páginas si no hubiese interrumpido aquel estado de entusiasmo literario una llamada que entonces consideré inoportuna, además de innecesaria, dados mi trance y ensimismamiento. Era Lourdes Rosselló, una amiga periodista que me había entrevistado unas semanas antes, para recordarme mi promesa de vernos nada más volver a la isla… a cenar, por ejemplo, para hablar largo y tendido de algunas cosas que había empezado a contarle en Alicante —por supuesto “off the record”, no sólo por la discreción y cautela que requerían el asunto en cuestión sino sobre todo por nuestra vieja amistad y mutua confianza. Me excusé convincentemente por no quedar para cenar esa noche y acordamos vernos al día siguiente: quedamos en llamarnos por la mañana, pensar mientras tanto cuándo y dónde nos encontraríamos, a lo mejor planear una excursión al campo o a la costa norte para almorzar juntos el domingo.

Luego de terminar la conversación no pude volver a la novela. Salí al jardín, atardecía… Maravillado una vez más, contemplé el espectáculo del crepúsculo isleño... Los últimos rayos de sol reverberaban en su cielo otoñal: todos los matices imaginables entre el azul cobalto hasta el rojo burdeos, azules irisados y amarillos de nápoles, rosas asalmonados, naranjas cobrizos, mandarinas de la china, ocres teja, mostazas… Qué belleza tan conmovedora, manirrota, casi gratuita, apenas a cambio de una mirada agradecida, absolutamente emocionado por este inesperado regalo de la naturaleza derramándose de nuevo en exceso… Anocheció y ya sólo pude volver al "vendedor de cuentos" a través de los apuntes y las citas que había tomado en mi cuaderno de notas mientras leía; ni siquiera lo volví a abrir para revisar mis subrayados…

Al rememorar aquí en Essaouira, ya de madrugada, aquella primera lectura y las circunstancias que la rodearon tengo a mi mano el cuaderno de notas que me acompaña inseparable desde hace unos meses. En él he depositado no sólo algunos párrafos transcritos de El vendedor de cuentos (con mis propias anotaciones y pensamientos recurrentes) sino sobre todo confidencias inéditas, secretos en clave que sólo yo conozco, mensajes cifrados por si me sucede algo inesperado e indeseable, un racimo de corazonadas y testamentos mínimos junto a algunos haikus de mi invención también encriptados, una cábala de números y nombres que creo se entrelazan de algún modo mágico e incluso el guión esquemático de ésta mi primera novela… Es el manuscrito. Punto.

Empiezo a sentirme agotado… claro, el viaje, las emociones, la hora. Menos mal que Aicha ha subido la maleta y mis bolsas al dormitorio antes de marchar a su casa. Afortunadamente estoy desganado y no necesito más tentempié que un tazón de harira de la inmensa olla que ha preparado Aicha —la mejor harira de Marruecos, sin duda, nunca me canso de repetírselo (y es verdad). Qué feliz se pone esta mujer cuando llego a casa de tarde en tarde, casi siempre de incógnito y solo, y puede cocinar todos los días para mí; estoy seguro que entiende que sus comidas son mucho más que excelente gastronomía para el señor de “Lacasa”… Mañana, es un decir, en unas horas, seguiré escribiendo… Ahora me es imposible continuar, pronto llamará al rezo del alba el muecín. ¡Qué delicia de harira! Realmente esta casa es mi hogar…

Mañana escribiré más cosas sobre El vendedor de cuentos y las correspondencias que he anunciado entre mi vida y la historia que escribió Gaarder. Quiero que desde el principio mis futuros lectores entiendan por qué es tan trascendental que escriba esta novela, que se vayan haciendo una idea aproximada del asunto que traigo entre manos, antes incluso que conozcan algunos de los episodios que me han obligado refugiarme no sé hasta cuándo en Essaouira. Por ahora no se me ocurre nada mejor que transcribir algunas de aquellas citas y anotaciones que llenan mi cuaderno. Unas son palabras y reflexiones que Gaarder pone en boca de su protagonista —no sabremos nunca si gracias a la ficción misma o si se trata de testimonios de su propia convicción, qué importa—, otras son aventuras concretas hasta cierto punto autónomas que experimenta Petter el Araña a lo largo de su singular biografía. Espero no trasgredir con estas trascripciones, en general poco extensas, ningún derecho de autor que pertenezcan a Gaarder o a su editorial, no es esa mi intención, muy al contrario. Si algún pecado debo confesar, y no arrepentirme, es el de haberme reconocido excesivamente en ciertos fragmentos de su novela, hacerlo sin pudor alguno… al fin al cabo una prueba más de mi admiración por su talento literario y sus extraordinarias dotes de ventrílocuo. Petter el Araña, Pau Bondia, qué par de muñecos tiene ese hombre en sus manos aun sin querer…

Ah, también escribiré sobre Essaouira, mi casa, Aicha, su harira… Ojalá pueda escribir cada día, cada noche hasta el amanecer, mientras viva... ¿por qué no?




Foto: portada de El vendedor de cuentos. Jostein Gaarder. Editorial Siruela

88 comentarios:

GINEBRA dijo...

Un viaje con retorno, en este caso. Siempre es agradable reencontrarse con los viejos amigos. Una prosa cuidada y una historia que me atrapará seguro. Nos veremos. Besos de regreso.

DianNa_ dijo...

Te doy la bienvenida, espero estés bien entre nosotros.

Hoy, ahora, no tengo tiempo de leerte, pero lo haré, gracias por tu amable invitación.

Ah!! siguiendo con la amabilidad, si ves que no vengo cuando publiques, me llamas, a veces, me despisto, vale? no me gustaría que mi coment fuera el inexistente 52.

Saludos

marina dijo...

Ahora que la nariz ya se empieza a enfriar, la harira espabila las pupilas que bucean la vía láctea intentando encontrar la Luna...

Bon inici, Liberto Brau...!
(te iré leyendo y "siguiendo" aunque no lo proclame a los cuatro vientos)

Salut!

P.D. (hoy oscurece rojo, mañana quizás amanece púrpura, pasado mañana...quién sabe...
http://www.octobergallery.co.uk/images/760x570/massoudy_la_mesure.jpg )

Belén dijo...

Hola Liberto,

Muchas gracias por contar cnmigo y mis lectores la oportunidad de leer esta novela casi a tiempo real... la verdad es que ya habá hecho esto antes, en otros blogs, y siempre que pueda estaré aquí para leerlo y darte mi opinión, o lo que me surga :)

Este primer extracto me ha gustado, porque yo me he sentido así muchas veces, totalmente enganchada con una hitoria, así que por ahora lo que me cuentas no es novedoso, mas bien empático!

Nos vamos leyendo si?

Besicos

vesania dijo...

Lamento no poder detenerme a leerte hoy, pero creo que ya el jueves podre, por ahora solo quería saludarte y darte las gracias por tener la intención a quienes te seguiamos de continuar leyendote, aunque bueno siempre estuviste entregandonos algo.

Por cierto adviertes que no sueles terminar tus novelas, pues bien, como exiges que sean al menos 52 los comentariios para subir otra entrada creo que aquellos que formemos parte de los 52 comentarios podemos exigir que está novela sí tenga un final...
Que importancia tiene el nuemero 52 ... contigo está más que claro que todo tiene un por que...

Besos y bienvenido..

Polvorilla dijo...

Hola Pau, tras leer tu escrito me siento un poco más cerca de la naturaleza y valorar mucho más los regalos que nos ofrece cada día; son entrañables tus palabras y las siento llenas de armonía, te deseo mucha suerte en el camino y que encuentres en el lo que necesitas. Sabes..., en la India dicen que, cuando el alumno está preparado el Maestro lo encuentra.

Un fuerte abrazo.

koolauleproso dijo...

Me encancata la literatura y, sobre todo, estos ejercicios "metaliterarios". El primer capítulo, como los buenos folletines por entregas, me hace ya desear leer el segundo. Te seguiré, Liberto, Pau, o ¿qué más da?.

Jake dijo...

ánimo y a la pluma

DianNa_ dijo...

Veo los mismos paisajes que tú, a través de mi ventana, pero tu mirada los transforma en mágicos.

Espero no tener que verme obligada, que no creo, a tener que escribir yo, los 52 comentarios,Liberto, o como quiera que te llames ahora, quiero leer tu novela, vale?

Los hombres sois muy raros, eh!!

Besos salados :)

tequila dijo...

buenas:
sorpresa y alegreía por leerte...

No entiendo el por qué del acuerdo... 52(jeje), usted sabrá y mientras cruzaremos dedos

Me ha gustado :))(libros que atraen) espero continuar leyendo hasta el punto final

Besos

Strigolugius dijo...

...creo qué, de algún modo estás alterando tu vida, eso no tiene nada de particular si logras mantener el equilibrio de la ecuación. con cuerdas de recuerdos, cada uno construye su novela sobre la marcha y sobre la lectura, es posible que, esta supuesta novela ya estu viera escrita, por alguien que vi viera en svalvard jad moyen, pero la historia sólo es parte de un gran número de deseos policromos que aquí se dan cita y citas al vendedor de cuentos como una sincronía con un tal gaarder que te ha abierto su portal y eso me parece más interesante de lo que pudiera imaginarme por mi mismo... los vampiros somos raros, especialmente los del tipo strigolugius, porque nos cuesta mucho entrar a la realidad física, sin alterar de primas a primeras lo que se nos presenta, lo cual es casi lo opuesto de lo que generan los nosferatu.

las once dimensiones del universo ya están presentes, y hoy es un buen día para empezar a abrir las 52 puertas, para dar paso a los 72 nombres de lo que no es evidente

Salu2 de strigo 

Cruela dijo...

Bueno repito que mi comentario anterior se fue al garete...
Preguntaba si eras Pau el que un día se despidió de mi blog ?¿?
Essaouira... un libro te llevó a la antigua mogador...
Su puerto lleño de barcas añiles, su muralla blanca con cañones apuntando al atlántico, sus Dar casas... y el mejor tajine de pescado que jamás comí...
Un gusto recordarlo
Sigue contando
Besos

La Dama Se Esconde dijo...

Una portada, un fragmento al azar, y ese flechazo. La verdad es que yo misma me dejo llevar constantemente por ese tipo de intuiciones y casualidades.

Alguien dijo que leemos en busca del libro de nuestra vida, y tú parece que lo has encontrado.

Buen principio, volveré a por la siguiente entrega.

Hoy cumple un año mi tartaruga y me gustaría compartirlo contigo.
Biquiños

kukilin dijo...

Me ha dado mucha alegrìa verte de nuevo por aquì.
Te deseo éxito con tu nueva empresa.
Abrazos♥

Maribella dijo...

LAS MARIPOSAS DE LA MIRADA DEL MEDIADOR TE DAN DE NUEVO LA BIENVENIDA Y TE FELICITAN POR ESTE RENACER TAN FASCINANTE. CUENTA CON NUESTRA MIRADA,SABES QUE NOS GUSTAN TUS ESCRITOS Y DESDE AHORA TE INCLUIREMOS EN NUESTROS FAVORITOS.
A LOS QUE NOS GUSTA LEER NOS GUSTA ESCRIBIR, ES UNA NECESIDAD INNATA Y TU TIENES ESE DON, ESPERO QUE NOS LO REGALES POR MUCHO TIEMPO.
EN CANARIAS ES MUY TÍPICO EL BOCADILLO DE QUESO PERO CON CHORIZO DE "PERRO", ESTA BUENISIMO.
BESOS

Martín Garrido dijo...

¿Qué tal? Me ha mandado una de tus seguidoras, también mallorquina. Me he dado una vuelta por aquí y me ha gustado lo que he visto. Yo tengo un blog hace poco tiempo y la verdad es que estoy bastante enganchado a él a pesar del trabajo, que últimamente me desborda. Está muy bien eso de hablar con gente de todas partes, especialmente si llegas a inspirarles.

Bueno, ya no hay mucho más que decir, simplemente desearte suerte en esta nueva aventura y sobretodo que guste al personal. Ya me iré pasando a ver qué tal...

Un saludo.

MBI dijo...

....
.
.

.
........
Soy esa lectora receptiva que espera .... trasmitiendo...

CUCALELLA dijo...

Te fuiste cuando el sol empezaba a calentar mi alma y regresas de nuevo con el frío del invierno...Como siempre apareces en el momento perfecto, justo y exacto, como las agujas de mi reloj (Esto es lo que tú sueles llamar "coincidencias"). Jostein Gaarder me acompañó en mis años de adolescencia y fue mi primer instructor de vuelo. Tengo bellos recuerdos de El mundo de Sofía que rápidamente asumí como el mío. Me alegro de tu regreso, no sabes hasta que punto. Gracias, por volver, Brau!!!

Anónimo dijo...

VALE!
Maravilloso!
Un abraxo!

saludo desde mexico

carmen alaNis

Jarttita. dijo...

Aquí estamos...:)

MentesSueltas dijo...

Hola... aqui estoy aceptando con gusto tu visita. Bienvenido a este apasionante mundo de nuestras sensaciones reflejadas en palabras.

Gracias por tu invitación que me permitio conocer tu espacio.

Te espero siempre, volvere.

MentesSueltas

fiorella dijo...

No sè si serè siempre parte de tus 51 lectores necesarios para que sigas tu novela. Espero seguirte leyendo. Hay libros de otros que nos seducen y nos llevan por caminos insospechados.Un beso

María Jesús dijo...

Gracias por visitar mi blog, no estoy en un buen momento pero volveré a leerte. Ve siempre que quieras al mio, serás bien recibído.

Un beso

Segis Valonsadero dijo...

Yo tengo catorce opiniones por lo menos sobre lo de Obama y Sarah Palin, porque esa debia haber sido la candidatura ganadora. Si va el Obama con la Palin el descojone podría haber sido superlativo, pero como estos yankees son más sosos que los calabacines pues entonces la Palin se va a dedicar a perforar pozos en Alaska y nos va a joder la cría de la cochinilla. Caguen la leche, si es que no saben ni lo que hacen

Blasfuemia dijo...

Me llevo tu texto, te dejo la certidumbre de que he pasado por aquí y de la complicidad, pero la incertidumbre de que mueve o conmueve en mí las palabras (tuyas) que me llevo...

aus dijo...

una descripción que no llega en el primer suspiro, hay que releer, hay que regresar...

ev dijo...

Te odio! Es de cariño.
Me va gustando leerte.
Beso!

DianNa_ dijo...

Mira que fotos puse de esta mañana en la playa de Cala Millor, da la impresión de que es una playa deshabitada :D

Ahora da gusto pasear por ella, suelo hacerlo después de dejar a los críos en el cole, me relaja.

Besos de buenas noches :)

Paco dijo...

Demasiado sesudo y algo lento de ritmo. Pero te doy un voto de confianza.

Sigue.

Guadalupe dijo...

HOLA LIBERTO, YA ESTAS AGREGADO A NUESTROS FAVORITOS, JUSTO AL LADO DE ARTERAPIA.UN BESOTE, DESDE EL VOLCAN.........

veridiana dijo...

¡ Animo y suerte !

Saludos

NATALIA MOLINA dijo...

hola! qué bueno que has vuelto!
Te leeré con tiempo (ahora escasea).
Pero quería darte la bienvenida nuevamente.
salud! saludos!

Shanty dijo...

Bienvenido seas al munbo bloguero. Ya te enlacé y cuando tenga más tiempo, comenzaré con el primer capítulo de tu novela.

Animos y felicitaciones,

Shanty

nestor dijo...

Liberto, buen nombre para escritor. Buena entrada, llevadera e interesante. pasaré semanalmente a leer tu novela.

Si es atrapante como insinuas con la introdución será un exito.

suerte.

Nayara dijo...

Este blog va a ser un EXITO...
Sigue escribiendo.
Suerte!!!!!

M.J. dijo...

Liberto, yo creo que tú si tienes mucho que "contar"...
Y yo espero que contigo mucho que leer!!!

Desde hoy en "mi mundo" "Amance Púrpura" estará muy presente!!! y nosotros estaremos muy pendientes!!! ;-)
Felicidades!!! que nada te detenga!!!
Saludos!!!

María Jesús dijo...

Querid@s amig@s, diculpad que os envie un mensaje estándar. En breve estaré con vosotr@s individualmente en vuestras casas Inter-náuticas, gracias por venir a la mía y preocuparos. Volveré con gratas noticias, en mi último banner en un bello ojo aparece la imagen de Cristo y, ha estado custodiándome en todo momento. El duende de mi ángel ha vuelto a mí y, yo aparece reparada y sanada, pues mis cristales ya no están rotos. Sabed que os agradezco el cariño mostrado hacía mí persona, yo también os quiero.

Un beso grande, grande…

rubén dijo...

Seguiré leyendo. Es sugerente la conexión Mallorca-Essaouira.

Ye. dijo...

cuánto para leer...mmmmmmm

antonia maxwell dijo...

Valiente lo de pedir 52 entradas, ojalá se me hubiera ocurrido. "Poder" en la escritura es algo indiscutible y sí, hay cierta perversa arrogancia en los escritores.
Todo pasa tán deprisa...Essaouira, sus tonos... los de la mañana, las noches, esas paredes blanco-azules... La conocí con 22, en moto desde Valldemosa donde vivía por aquél entonces; fuí bañada por amaneceres púrpura durante dos meses. Ahora podré buscar mis huellas gracias a tus relatos.

Raquel Fernández dijo...

Leí muy atentamente y con mucho interés este texto y ya estoy esperando la continuación. Muchísimas gracias por invitarme a conocer tu trabajo, que me atrapó, de verdad.
Un abrazo.

Ana dijo...

Por supuesto que te seguiré leyendo, va a ser interesante.
Un beso.

marichuy dijo...

Hola

Por fin pude leerte con calma y sin prisas, mientras me tomaba un gran tarro de mi droga favorita –y única que consumo en realidad, pues no fumo- un rico café de Coatepec. Me ha gustado este inicio de Amanece Púrpura; este capítulo de Es media noche en Essaouira Por muchos motivos, esa prosa que ve desmadejando poco a poco imágenes, sensaciones y hasta aromas; tu sensación de cansancio, hasta tu gusto por las noches largas del invierno. Me ha gustado idea o imagen -que apenas se empieza a dibujar- sobre ese país del norte de África que siempre he querido conocer. Ya empecé a saborearme -es hora del desayuno acá, y solo me he tomado ese gran café- tu tazón de harira.

Gracias. Espero lo que sigue

Un beso

María dijo...

Gracias por la invitación a venir aquí a tu blog para disfrutar de la buena e interesante lectura.

Saludos.

DianNa_ dijo...

Un beso :))

Isabel Romana dijo...

Felicidades por la apertura de este nuevo blog. Espero que la experiencia de trabajar en él sea positiva para tí y para todos nosotros, tus lectores. Un abrazo.

Strigolugius dijo...

espero que las sombras de mi cripta no te asusten y cambie tu amanecer púrpura

LaClau dijo...

Hola querido escritor,
Gracias por la invitación. Vendré de visita para conocer el destino de Pau Bondia y vivir sus avatares cotidianos en lo que hace.... lo que muchos queremos hacer y aún no nos animamos: escribir un libro.
Por aquí nos vemos, saludos y buen inicio de semana.

María Jesús dijo...

Hola amigo Liberto! Escribes muy bonito, no puedo leerlo entero ahora pero vuelvo mañana a terminarlo.

Un beso

Gatadeangora dijo...

Gracias por la invitación a tu blog.Esperaré con impaciencia el relato que has prometido.
Me pareces un escritor genial.
Besos.

Anónimo dijo...

Puede ser interesante .... por lo pronto, es intrigante ...

Saludos y ánimo!!!!

Nena

Izabella dijo...

Un regalo misterioso e inquietante,riquissssimo en sabores ,colores, sensaciones, reflexiones....mmm... lo que nos espera...suerte ahora y en el papel...

elisa dijo...

tiene un sabor exótico interesante. Lectura que promete.
Un abrazo

Arcana Mundi dijo...

Estimado Liberto Brau:
Seguiré su blog siempre que sea posible, (y que me aporten sus textos). Todo lo que sea motivar el ascenso de la sensibilidad cultural es algo muy conveniente.
Saludos desde Gran Canaria.

sarah dijo...

me encanta como escribes , Liberto. Vendré a leerte con más calma. Relato muy interesante y con cierto sabor entre lo "deja vu" y un cierto misterio.
un abrazo.
gracias por tu visita en nuestro blog.

**Uxia Romasanta** dijo...

Pues una más para tu lista de segudiores.
Coincido contigo...Gran libro del de gaarder...
yo, en mi poca experiencia, tambien me sentí un tanto incitada a leer el libro por la frase de" es para todos los que quieren escribir y no tienen nada que contar" (o algo así).
Por cierto, espero que sigas redactando por aqui...me gusta.
Un saludo, Uxía.

Noe Accorinti dijo...

Observando lo hermoso y sentimental que es tu Blog, estoy segura que el mío te va a gustar, quizá tanto como a mí me gustó éste.

¡Pasá por él y decime!

Un GRAN abrazo.

http://www.acercandoladistancia.blogspot.com/

A do outro lado da xanela dijo...

Leído el mensaje que dejaste días atrás en mi blog, por fin tengo tiempo a pasarme por aquí.

Un placer acompañarte en este viaje. Te leeré siempre que pueda.

Un saludo!

ISABEL dijo...

Hola! Eres pau llanes?,ya leí tu primer capitulo,lo leeré de nuevo porque con hijos a la vuelta concentrarse no es fácil, me ha gustado,volveré y desde ya tienes en mi una lectora,mientras escribas,y lo que dure tu novela,me intriga,me gusta la sociación de palabras,la referencia a aquel momento,a tu momento en junio ,me encantó todo,te felicito,volveré.

anamorgana dijo...

Sigue escribiendo que yo me pasaré a leerte. Imaginativo e intrigante, me gusta. Saludos
anamorgana

M.J. dijo...

Bueno Liberto... doy por hecho que estás escribiendo... no???

Juan dijo...

Liberto

Gracias por invitarme a la lectura de tu novela.

Lo que acabo de leer me gustó.

Un abrazo.

Juan Antonio

Shanty dijo...

Llego a visitarte. Me gusta tu blog: está entre mis preferidos; un gusto llegar.
Besos,
Shanty

Liberto Brau dijo...

GRACIAS GRACIAS GRACIAS
A los 750 lectores que han leído este primer capítulo de "Amanece púrpura", a los 73 que han dejado sus comentarios en este buzón, más los otros siete que lo han hecho directamente en mi correo personal: Marina, Nes Oliver, Literati, Albert Gual, jikari, mandarina azul... Gracias por su lectura, por su apoyo a seguir publicando esta novela en proceso... Y también a todos aquellos que después de estas líneas leerán este primer capítulo y ojalá también los siguientes y dejen su testimonio... Como os dije mi acuerdo con vosotros, los lectores, era de palabra, con palabras... Habéis cumplido de sobras, y yo he tenido también que esforzarme en la segunda entrega, en este caso la primera parte del II Capítulo... Entenderéis que dada la extensión de los capítulos cada una de las posteriores entregas sean partes de ellos, eso sí con suficiente contenido como para saciar vuestra voluntad lectora...
Como os dije desde el principio, ésta es una novela en proceso, no sólo por su trama sino porque también iré corrigiendo, puliendo, modificando ligeramente cada uno de los textos ya publicados, es decir reeditando... Es por lo que a veces si releéis encontraréis novedades, algunas novedosas composiciones... Todo escritor en proceso necesita lectores igualmente reincidentes...
Mantengo las condiciones del acuerdo y espero que vosotros también... Si quieres leer más, escribe al menos una palabra, por favor...
Saludos... Liberto Brau

María dijo...

Aquí estamos, queriendo leer más...

Ya me había dado una vuelta, sin embargo, llegué de puntitas y salí. Hoy, volvió el baile de mis ojos, pues leí todo de nuevo. Lo que acabo de leer me ha gustado...

Un abrazo.

Laín Deba dijo...

Cielos, qué cantidad de comentarios.
Leí la primera parte y está bastante buena, Deja que mi tiempo se oredene(lueguito, creo yo) y seguiré leyendote. También encontré joyas en ti. Y también estoy en varios intentos de novelas.
Un saludo,

Laín

estudiospurpura dijo...

Me han llegado tus 3 comentarios a mis blogs.
Resulta que somos como de la familia.
He leído, de momento, tu primer capítulo y me ha encantado la forma de escribir.
Por fin se puede leer lago correctamente escrito. No en lenguaje sms-movíl.
Pura poesía.
Seguiré leyendo todo lo que publiques.
Ya me he apuntado como seguidor y lo pasaré a mis contactos para que te lean.
ENHORABUENA.

estudiospurpura dijo...

Además de éste tu primer capítulo, he leído bastantes de los comentarios.
Me sorprende la cantidad de amigas-seguidoras que tienes.
MAS ENHORABUENA.

estudiospurpura dijo...

Como una prueba más de que me ha gustado tu novela, la he pasado a papel, ya que mi "compañera y sin embargo amiga" pasa del ordenador y solo lee lo impreso.
Ya tienes otra seguidora, anónima.

Laín Deba dijo...

Terminé de leer este primer capítulo, y se ve bastante bueno.
A ver qué viene luego.Seguiré leyendote.

Un saludo,

Laín

Azul Purpura dijo...

Me ha gustado mucho lo poco que he podido leer hasta ahora, ya que dispongo de poquito tiempo, pero lo imprimiré y leeré más tranquilamente en cuanto pueda, pero quería pagar mi primer impuesto lo antes posible.

Te felicito "tocayo", enhorabuena por esta novela y por tu blog, que visitaré y leeré a menudo.....si tu cocinas mis platos! un reto que espero lo degustes y disfrutes.

un saludo
Nuria

Rosa Chávez dijo...

No pude terminar de leer ahora, merece su tiempo, pero igual, te saludo y agradezco el comentario que recibí de tú parte, buen viaje para tú novela!!!

BACO dijo...

Oye, esto está pero que muy bien.
Déjate llevar.
Un abrazo

Gwynette dijo...

Vamos por palmos,como decía Jack el Destripador -ejem, perdón por la vulgaridad-. o_O

Me han entrado unas ganas tremendas de leer ·El vendedor de cuentos" de Jostein Gaarder. Quien puede resistirse, cuando lee : "es la historia de todos los que quieren escribir pero que no tienen nada que contar”....eso es una autentica provocación, no?.
Por la portada nunca me hubiese comprado el libro, es demasiado oscura, no me atrae. Claro que tambiés es fosca la portada de "El mundo de Sofía "y la encuentro muy sugerente, de lo que deduzco que fué el libro el que te eligió a ti...

Me gusta esta introducción, cap. primero,me gusta especialmente cuando estás en Mallorca..veremos que pasa en Essaouira.

Te encuentro, hummm, como decirlo?...más dulcificado?. Creo, me parece, que al querer escribir una novela no tienes la presión y la urgencia de colocar mucha información en un post -discúlpame si mi percepción
es errónea-

Finalmente,por ahora, un respeto para ti y para los que escribís "de verdad", creo yo nunca sabría como empezar una novela, siempre he tenido la impresión que el principio es lo más difícil...:-)

Voy a seguir tus pasos de cerca, no te vuelvas porque me encontrarás!

Un petonet

^_^

JEMF dijo...

Después de tu favorable comentario sobre mi blog de lecturas, me sentí obligado a leer al menos un capítulo de tu novela por entregas y el caso es que ... me ha sorprendido muy gratamente. Excelente estilo, las descripciones me sugieren cálidas sensaciones mientras leo en la pantalla de mi portátil, con la televisión encedida a dos metros de distancia.
Promete mucho, me ha producido ya curiosidad por Gaarder, tengo El mundo de Sofía a mano, pero nunca me ha "llamado" y eso que me encanta la filosofía, tal vez no era el momento. Me ha gustado el comienzo, similar a "La sombra del viento" en cuanto a la elección "falsamente azarosa" del libro: a aquellos que nos gusta perdernos por las librerías sabemos a qué te refieres.
Intentaré seguirte el ritmo y si me sigue gustando, comentaré uno a uno los capítulos (criticar es muchísimo más fácil que escribir).

Un saludo
JEMF
www.loquecae.blogspot.com

HADEX dijo...

Me ha gustado mucho. Yo soy una gran fan de Gaarder....

Quedas añadido a mis enlaces. Besitos.

Carmen Vilches dijo...

Una gran apuesta y un gran comienzo. Lo que te hizo escoger ese libro fue una corazonada, al igual que tu invitación ha sido una llamada a mi intuición.
Sigue escribiendo para tu blog!!!
un saludo

Ana dijo...

Yo cumplo con mi pacto, espero que tu sigas escribiendo.
Un beso.

Nayara dijo...

Cada vez más interesante se pone este blog...
Sigue escribiendo!
Me seguire pasando

kikidemontparnasse dijo...

'Feliz azar', que linda redundacia!! Gracias por tus caricias a Kiki. Lo de elaborar una novela en la web me parece muy interesante. Es un proceso que yo guardo de casa para adentro y que me suscita muchas dudas. Por ejemplo, ¿cómo lograr el estado anímico adecuado para seguir la historia dónde la dejaste? Esto me obsesiona. Espero tus recetas...

desdelpla dijo...

llegue para leerte desde Toto te mando besos

Serenata dijo...

Necesitaba un libro para leer y te he encontrado a ti y amanece púrpura... te iré comentando a medida que lea cada capítulo, pero con dos párrafos he visto que merece la pena intentarlo ;)
Suerte! con el final sobre todo

Mariana Alvez Guerra dijo...

Me encanta tu propuesta, continua asi.

María Jesús dijo...

Liberto por fin termino de leerlo, me ha costado entrar tres veces. Espero los próximos capitulos, y bueno ya quiero dejarte mi mejores deseos para lo que queda de año y para el nuevo.

FELIZ AÑO NUEVO A TODO@S

Besitos

RECOMENZAR dijo...

Bueno Me conquistaste con tus palabras estrenamos juntos mi texto mi voz.... y VOS... en la distancia. te pongo en mi blog Tomamos café o te? Yo estoy tomando té...con crema

Alimontero dijo...

Te encontré para el día de Reyes,..me sentí muy contenta por eso. Te leía anteriormente y me devoraba tus escritos..siempre profundos, muy buenos. Por eso lamenté cuando te fuiste...
Y ahora de regreso con esta novela que veo será preciosa...el ambiente, tus historias, sus secuencias serán verdaderamente una delicia.
Gracias por este regalo del encuentro!!
Un abrazo a tu corazón,

Ali

Borboleta dijo...

Que prazer é este estacionado em tua mente,
Que lhe deixa fincada nessa gazua,
gelada e geniosa.
abraços

Juan dijo...

Liberto

Estuve desaparecido y se me quedaron atrás unos capítulos anteriores, ¿tengo la posibilidad de leerlos en alguna parte?

Un abrazo.

Juan Antonio